Meritxell: “Cierro los ojos y veo personas llorando y abrazándome con pánico”