Meritxell, sorprendida al escuchar golpes y azotes en una habitación del prostíbulo