Adela tenía miedo a salir de su celda