Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Demandan al NBA 2K por mostrar los tatuajes de los jugadores sin permiso

NBA 2Kcuatro.com

La empresa Solid Oak Sketches que posee los derechos de copyright de los tatuajes de jugadores como LeBron James y Kobe Bryant ha denunciado a Take-Two, propietaria del videojuego NBA 2K. El motivo ha sido que la empresa del videojuego no ha pagado a Solid Oak Sketches por utilizar los diseños de los tatuajes en el videojuego.

Según la cadena estadounidense ESPN, Solid Oak Sketches tiene un acuerdo con algunos jugadores de la NBA por el que esta empresa posee los derechos de copyright de muchos de los tatuajes que los jugadores tienen. Reclaman que la propietaria del NBA 2K ha utilizado ocho diseños de jugadores como Kobe Bryant, LeBron James, DeAndre Jordan, Eric Bledsoe y Kenyon Martin sin su permiso. Algunos de estos ejemplos son unas mariposas que tiene tatuadas Kobe o el retrato de un niño que tiene LeBron, caso más importante ya que protagonizó la portada del videojuego en el 2014.
Si un jugador promociona algo como en este caso un videojuego, debe haber dos acuerdos de derechos: por un lado con el jugador y por otro con la empresa que posee los derechos de sus tatuajes. Solo así será legal que en el videojuego aparezcan esos diseños.
Pese a que puede sonar ridículo, los jugadores conocen este contrato con Soild Oak, y Take-Two también, pero simplemente optó por ignorarlo. Los propietarios del NBA 2K recibieron una oferta de Solid Oak para que les pagasen 1,2 millones de dólares por el uso de los tatuajes pero parece que decidieron olvidarlo.
No es la primera vez que ocurre este tipo de asunto. El tatuador Victor Escobedo denunció a otra desarrolladora de videojuegos, THQ, por usar en el videojuego el tatuaje de un león que tenía el luchador Carlos Condit sin su permiso. El tatuador pidió 4,1 millones de dólares pero finalmente recibió 22.500.
En 2014, la NFL les dijo a sus jugadores que tendrían que pedir a los autores de sus tatuajes que renunciaran a sus derechos si querían aparecer en el videojuego EA Madden NFL. La desarrolladora de videojuegos, Electronics Arts, ya había tenido problemas en otras ocasiones por mostrar los distintivos tatuajes del jugador de fútbol americano Colin Kaepernick. También fue denunciada por enseñar en portada del NFL Street al jugador Ricky Williams con su tatuaje. En este caso, la empresa propietaria de este tatuaje denunció tanto a EA como al propio jugador.
El caso del NBA 2K es más grave ya que son varios jugadores con varios tatuajes y además con uno  de ellos en la portada. Todavía no se sabe cuál será el desenlace pero los precedentes apuntan a que tendrán que compensar económicamente a la empresa propietaria de los tatuajes, Solid Oak Sketches.