Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cine y los videojuegos nunca han estado tan cerca como ahora. ¿Sabes por qué?

Aunan imagen, música y literatura y para muchos ya son un octavo arte. De momento, en ganancias económicas, los videojuegos se comen ya al resto de las artes. Cada vez con imágenes más espectaculares y guiones mejor elaborados que no tienen nada que envidiar a las superproducciones cinematográficas y que atrae a profesionales del séptimo arte.


Uno de ellos es el director y productor español Álex de la Iglesia, quien ha participado como director de doblaje en una de las novedades de PlayStation, 'The Order: 1866'. Ambiciosa propuesta retrofuturista ambientada en el londres victoriano donde una orden secreta lucha contra hombres lobo.


"El sueño de un jugador es vivir una película, una situación alucinante en la que de pronto él es partícipe y toma decisiones. Eso está pasando" dice Álex de la Iglesia, quien reconoce que doblar un videojuego es mucho más difícil que una película. En 'The Order', como en otras propuestas adultas actuales, sus creadores han intentado captar la esencia de la narrativa cinematográfica y trasladarla al mundo interactivo. Andrea Pessino, cofundador de Ready at Dawn, apunta que una de las mejores maneras de conectar al máximo con el jugador consiste en "mezclar la narrativa y el sentimiento épico del cine con las mecánicas del videojuego".



El videojuego ha aportado al cine técnicas y puntos de vista imposibles y es ahora cuando parece preparado para dar el salto con mayor calidad narrativa a la gran pantalla. Ya están en marcha adaptaciones de The Last of Us, Assassin's Creed o Warcraft, y los dos mundos están cada vez más cerca. Y tal y como dice Álex de la Iglesia: "El videojuego es una industria que ha superado al cine y en lugar de asustarnos, deberíamos de preguntarnos por qué".