Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Final Fantasy XV, nuevo y clásico, el juego que aman los 'millennials' y los viejos rockeros

Final Fantasy XVcuatro.com

 'Final Fantasy' entra con fuerza en la actual generación de videoconsolas con un título que, si bien se ha hecho esperar, no ha defraudado al público. La declaración de intenciones de Square Enix nada más cargar el juego es clara: lo van a disfrutar tanto los jugadores clásicos como los nuevos.

'Final Fantasy XV' llega a un mercado totalmente distinto a aquel que acogió con los brazos abiertos sus 'grandes éxitos' a finales de los noventa. Los RPG han evolucionado hacia mundos abiertos, han abandonado el sistema de combate por turnos, plantean muchas más horas de juego que simples batallas para subir de nivel y, sobre todo, todos los presupuestos altos aspiran al GOTY. Pues bien, 'FF XV' ha superado con creces todos los retos y los ha llevado a su terreno.
Pero eso no es todo. El otro gran reto de 'FF XV' es el de contentar a un jugador clásico de 'Final Fantasy', el cual lleva mucho tiempo añorando un nuevo lanzamiento que reviva los buenos momentos que te ha hecho pasar la 'Fantasía Final' de Square Enix. Logro conseguido.
Con estas credenciales, ponerse a los mandos de Noctis Lucis, el protagonista de esta edición, es toda una gozada. Grosso modo, 'Final Fantasy XV' es una especie de 'buddy movie' llevada al universo tecnológico y mágico que siempre luce tan bien en esta saga. Cuatro colegas, jóvenes y con ganas de destruir todo monstruo viviente que les asalte en su aventura, viajan en un coche molón mientras avanzan en una trama apocalíptica. Solo ellos pueden salvar el mundo.
'Final Fantasy XV' ha aprendido e implementado los suficientes elementos de los juegos de la actual generación como para que alguien que llegue de nuevas no note ese sabor añejo que tiene en el fondo cada pequeño detalle de la aventura. El mundo abierto y explorable es uno de los puntos fuertes. Especialmente, si se tiene en cuenta que todo aquello que ves en el horizonte es alcanzable. ¿Deseas adentrarte en ese cañón para buscar un objeto secreto? Adelante.
Además, olvídate de los combates por turnos. El gancho estratégico que encontraba la saga 'Final Fantasy' en los aficionados de los JRPG más complejos ha desaparecido. Ahora se trata de combates en tiempo real, donde manejas a Noctis rodeado de sus tres amigos a modo de PnJ, donde el caos es la tónica habitual. Salvo algunos errores de la cámara, a los pocos minutos de saltar y golpear el batallón de enemigos que te ha asaltado, te has acostumbrado. En esto sí que han perdido los fans clásicos, pero asumámoslo: no se trata tanto de renunciar al pasado sino de saber evolucionar.
En cuanto a la historia, Noctis tiene mucho de Tidus, Yitán o Cloud. Es un perfil conocido. A nivel de guion, 'Final Fantasy XV' es otra historia épica repleta de monstruos colosales, malos muy malos, amor y amistad. Gana con la multitud de misiones secundarias, ese factor de exploración tan adictivo y un divertido sistema de batallas donde el atractivo visual se multiplica por diez.