Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pedro Gª Aguado: "Tuve que pedir el dinero para tratarme"

Risto Mejide: ¿Cuándo decides empezar a tratarte?

Pedro Gª Aguado: En el año 2003, hay un mundial en Barcelona y el seleccionador me dice “quiero rescatarte”. En ese momento, peso 84 kilos y consumo cada tres días porque no soy capaz de aguantar más sin consumir. Además, consumo solo en casa que es como acaba un adicto. Me dice “ven a la selección”. Voy dos días a entrenar y arrastrándome. Ese baño de realidad. Llego a mi casa y me llaman que vamos a hacer la cena de despedida de temporada. Voy de cena. En ese momento, ya me estoy separando de la madre mi hija pequeña. Me fui a vivir con mi madre. La odiaba porque se había ido cuando yo tenía 12 años. Le dije a mi madre que me iba a una cena. Desaparezco tres días. Al tercer día, te levantas en una casa que no querías estar pero llevas dos días atrapado. Vuelves a casa y lo primero que se te ocurre es volver a mentir. Llamo al seleccionador y le digo una de las mentiras más asquerosas que he dicho en mi vida. Le dije que mi padre había tenido un ataque al corazón. Joan me dice que no me cree. Sé que has estado por ahí de fiesta y no te puedo consentir esto. A mi madre le dije, tengo un problema y necesito ayuda. Tuve que pedir el dinero a mi padre. Creí que mi padre iba a montar en cólera. Me dijo por fin hijo mío das la cara y me pides dinero para algo que merezca la pena. Mi madre vendió el piso que tenía para pagar mi recuperación. Aquellos padres que yo odiaba porque se habían separado, cada uno puso de su  parte para que yo me recuperara.