Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Luis Rojas, sobre su marcha de España: "Recuerdo el 'te voy a dar una paliza"

Risto Mejide: Tú también has sido joven. También has estado en España y con 23 años decides largarte allí. ¿Por qué?

Luis Rojas Marcos: Estaba en un ambiente de dictadura, de opresión. Era una opresión que empapaba el colegio, la sociedad e incluso a mi familia. Mi padre era de derechas y mi hermano era lo opuesto. Era una tensión continua. Ellos la llevaban bien pero a mí me dolía el estómago. Muchas discusiones.

Risto Mejide: Eso les pasa a todas las familias españolas.

Luis Rojas Marcos: Yo era un niño nervioso. Un día llegué a casa con una herida tras caerme y mi padre me dio una torta para que así aprendiese.

Risto Mejide: Ahora no se les puede tocar.

Luis Rojas Marcos: Ahora hay más conciencia de lo que significa dar apoyo a los niños, tener compasión hacia ellos.

Risto Mejide: Nos hemos pasado un poco porque un cachete bien dado... ¡A mí me lo han dado y lo agradeceré toda la vida!

Luis Rojas Marcos: No creo en el castigo físico. Es una humillación.

Risto Mejide: ¡Castigo físico suena muy heavy!

Luis Rojas Marcos: Yo recuerdo el 'te voy a dar una paliza'.

Risto Mejide: ¡Eso no!

Luis Rojas Marcos: A mí me lo han dicho y lo llevaba mejor porque a mis amigos les pasaba también.

Risto Mejide: ¿Cómo se supera eso?

Luis Rojas Marcos: Ayuda el que no te pase a ti solo. Identificarte con el grupo ayuda. En segundo lugar, entras en el mundo de la comprensión. "Mi padre no lo hacía porque me odiaba si no porque él pensaba que era lo mejor". Empiezas a tratar de entender y a disculparle. No es fácil. Eso tuvo un impacto en la propia imagen que tengo de mi padre. ¡Esto no se lo he contado a nadie! Es mi propia terapia.

Risto Mejide: ¡Terapia a un psiquiatra!

Luis Rojas Marcos: Sí. En parte, fue la idea que yo tenía de que fuera me iba a sentir mejor. Y funcionó.