Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

David Muñoz: "De niño, cocinaba guarradas"

Risto Mejide: ¿Qué tienes tú que no tengan los 50.000 restaurantes que hay en la Comunidad de Madrid para que a ti te den las tres estrellas Michelin?

David Muñoz: No sé qué tengo yo que no tengan los demás. Sé que Diverxo es un sitio único en todos los aspectos por concepto y por desarrollo.

Risto Mejide: ¿Pero de dónde salieron esos ingredientes? ¿Naciste en una familia de cocineros?

David Muñoz: Qué va. Mi padre era perito de coches y mi madre era ama de casa. Mi hermano se dedica también al mundo del automovilismo. Yo era un niño muy friki.

Risto Mejide: ¡Nunca lo habría dicho!

David Muñoz: Ahora ya no soy friki. ¡Tú tampoco nada! Yo era un niño muy friki y con 12 o 13 años cocinaba con mi madre. Me iba con ella al supermercado y los viernes por la tarde me dejaba comprar lo que yo quisiera. Me lo llevaba a casa y el sábado por la tarde me ponía a cocinar. En aquel momento, lo que cocinaba tenía vocación creativa.

Risto Mejide: ¿Ah sí?

David Muñoz: Eran guarradas porque mi mente iba más allá que mi conocimiento.

Risto Mejide: ¿Qué ingredientes cogías?

David Muñoz: Recuerdo un plato que era pastel de calamar con jengibre y cogí un jengibre de sushi rosa horrible y lo metí en la thermomix con nata y huevos. De ahí, al microondas.

Risto Mejide: ¿Aquello era infumable?

David Muñoz: ¡Era infumable! No recuerdo a mis padres comiéndoselo pero como son muy majos y siempre me han apoyado, seguro que se lo comieron.