Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pedro J. Ramírez: "Nadie ha encontrado pruebas que vinculen el 11-M con Al Qaeda"

En la primera parte de la charla quedaron muchos temas pendientes con Pedro J. Ramírez: su controvertida versión del 11-M, su tortuosa relación con el poder y con el director del diario El País, su cara a cara con el etarra que intentó matarle o su entrevista con Corinna. AQUÍ LA CHARLA ÍNTEGRA.

Risto: El 11-M, hay sentencia con el tema de la autoría pero tú sigues defendiendo que no fue un grupo islamista el autor.
Pedro J. Ramírez: Lo que sostengo es que diez años después, el 11-M es la prueba flagrante de un fracaso del estado de derecho desde el punto de vista de esclarecer lo sucedido. La sentencia deja muchísimas lagunas en relación a la propia autoría. La única persona condenada como autor material es Jamal Zougam y fue gracias al testimonio de dos mujeres rumanas que obtuvieron grandes ventajas. La sentencia no explica quien fueron los autores materiales. Se supone que los que se suicidaron en Leganés pero es una suposición. La propia manera en que se produjo el atentado sigue siendo un gran misterio. No estoy defendiendo ninguna teoría alternativa. Defiendo varias hipótesis. La menos plausible es la que el gobierno de Aznar planteó en su momento. Decimos que fue un grupo islamista pero qué grupo islamista. Nadie ha encontrado pruebas que vinculen el 11-M con Al Qaeda. 192 muertos exigen a nuestras instituciones un mayor esfuerzo y no deberíamos resignarnos a quedarnos con lo que unos piensan que es una mentira y otros pensamos que es, en el mejor de los casos, una verdad a medias.
Risto: El Mundo bajo tu dirección ha cometido errores graves en la defensa de la teoría del 11-M. Quiero que me hables de esos errores. Autocrítica.
Pedro J. Ramírez: Los periodistas manejamos un material extraordinariamente frágil que es el conocimiento que tenemos de los hechos.
Risto: Antes de excusarte, quiero que me hables de cuáles han sido esos hechos.
Pedro J. Ramírez: No, si quieres te hablo de nuestros grandes aciertos.
Risto: ¿Ah no?
Pedro J. Ramírez: Hemos cometido fallos.
Risto: Si yo te digo el nombre Rodolfo Ruiz.
Pedro J. Ramírez: Es el comisario de la comisaría dónde apareció la mochila de Vallecas.
Risto: ¿Su mujer? Magdalena. ¿Conoces la historia?
Pedro J. Ramírez: He visto que ha habido medios de comunicación que han cometido la vileza de intentar vincular la muerte de esta persona que nunca sabremos cuáles fueron las razones.
Risto: Ella lo dejó en una carta escrito.
Pedro J. Ramírez: Naturalmente, ningún medio de comunicación puede ser responsable de lo que libremente decida un ciudadano.
Risto: Esa mujer se suicidó porque era incapaz de llevar la presión mediática a la que se sometió a su familia y a su marido, una presión que tú estuviste alentando.
Pedro J. Ramírez: Es como si en la familia de cualquier personaje público sucede un acontecimiento similar en función de lo que ha publicado un periódico.
Risto: ¿No te sientes responsable?
Pedro J. Ramírez: En absoluto. Además, me parece inaudito que tú puedas considerar la hipótesis. No diré una sola palabra contra este señor porque respeto el dolor y el drama personal. Pero esos medios de comunicación que han utilizado ese relato, solo merecen mi respeto más absoluto.
Risto: En cualquier tema que haya víctimas, los medios deberíais ser mucho más responsables.
Pedro J. Ramírez: Terminará el siglo XXI y habrá dos o tres acontecimientos que pasarán a la historia. Nuestros nietos leerán en los libros de historia del 11-M. Será una de las cosas más importantes que habrán sucedido en España en todo el siglo. El día que una conspiración terrorista incidió en nuestro proceso democrático porque nadie va a creerse que fuera casualidad que el atentado fuera tres días de las elecciones.
Risto: ¿Tú crees que no fue casualidad?
Pedro J. Ramírez: Creo que el atentado pretendía incidir en cualquiera de las hipótesis. Era un atentado dirigido contra el gobierno de Aznar en víspera de las elecciones. Que el gobierno de Rajoy no haya hecho nada desde que llegó al poder por saber quién organizó ese atentado cuando ellos mismos estaban en el gobierno, me parece el colmo. Me parece que es un abandonismo de una responsabilidad histórica.
Pedro J. Ramírez: Hablaba muchas veces con Rajoy cuando no era el jefe del Gobierno pero no he hablado nunca con él desde que es jefe del Gobierno. Me invitó una vez a Moncloa y fue muy poco interesante la conversación.
Risto: ¿Por qué?
Pedro J. Ramírez: Estaba su jefa de gabinete, también estaba la vicepresidenta y fue un repaso muy tópico.
Risto: No, digo por qué se acabó esa relación.
Pedro J. Ramírez: ¿Te parece poco lo que ocurrió? Ya llegó al poder.
Risto: La relación entre políticos y periodistas cambia en el momento en que el político llega al poder. Cree que no necesita a nadie, ningún intermediario con la opinión pública, que ninguna opinión que no sea la de su grupo de pelotas es relevante.
Risto: ¿Eso ha pasado con todos los presidentes?
Pedro J. Ramírez: En una medida u otra, sí.
Risto: ¿Con Zapatero también?
Pedro J. Ramírez: Con el que menos, con Zapatero. Es el presidente de Gobierno que cambió menos desde que estaba en la oposición a cuando ejerció de presidente del Gobierno. Siguió comportándose como una persona normal los ocho años que estuvo en Moncloa. Pero tampoco era lo mismo. Él nunca dejó de entender que estaba en Moncloa y que era el presidente de España.
Risto: ¿Ha estado alguna vez un presidente del Gobierno en tu casa?
Pedro J. Ramírez: Sí. Tres presidentes del Gobierno.
Risto: ¿Quién?
Pedro J. Ramírez: Menos Felipe González y de casualidad porque hubo una época en la que también tuvimos buena relación. Aznar ha estado en mi casa varias veces, Zapatero, por supuesto, y Rajoy también. De hecho, nos quedamos encerrados en la biblioteca de mi casa unos quince minutos. Yo pensaba, malévolamente, si estaba agobiado rodeado de tantos libros.
Risto: ¿Y qué paso?
Pedro J. Ramírez: Era una puerta forrada de libros y la madera se dilató. Quizás fue una situación con más valor literario que político.
Pedro J. Ramírez: Siempre he tenido la conciencia de que Rajoy es una persona que no se siente cómodo dentro de sí mismo. Me acuerdo cuando hicimos un reportaje muy largo y estábamos en Santiago. Le pedían autógrafos y se me quedó grabada la idea de que no se sentía cómodo dentro de su propio cuerpo. Quizás el no recordar su propia letra tiene que ver con eso. Me han dicho que se enfadaron mucho en Moncloa porque alguien escribió que tiene un tic en la pierna. No es una persona que parezca nunca relajado. Creo que tiene que ver con el carisma.
Risto: ¿Aznar tenía carisma?
Pedro J. Ramírez: Me acuerdo el primer día que jugamos al padel después del atentado del año 95 cuando estuvieron a punto de matarle. Estábamos peloteando y se acercó y me dijo "qué, ahora ya tengo carisma". Le había criticado mucho por esa imagen tosca pero es un hombre tímido y mucho mejor de lo que parece. Es muy inteligente, íntegro y fue un gran gobernante. Eso lo van a decir los libros de historia.
Risto: ¿Qué nos llevara a la guerra de Iraq te pareció bien?
Pedro J. Ramírez: No, me pareció muy mal y por eso El Mundo se opuso taxativamente a la guerra de Iraq. El director de El Mundo publicó un artículo contra la guerra de Iraq. Todavía estoy por ver que los autodenominados medios hacen lo mismo con las atrocidades de los partidos políticos que defienden.
Risto: ¿Tú con Cebrián buen rollito?
Pedro J. Ramírez: No.
Risto: Bueno, hay una leyenda negra que dice que coincidisteis en una sauna.
Pedro J. Ramírez: No era una sauna, era un spa.
Risto: ¿Qué pasó en ese spa?
Pedro J. Ramírez: Estábamos Agatha y yo en un spa con nuestros hijos pequeños. Buscábamos privacidad y coincidió Cebrián. Y al día siguiente aparece por ahí 'El loco de la colina' con Joana Bonet. Ya estábamos los seis y aparece por la puerta Horacio Sáenz Guerrero con Lola Molinero.
Risto: ¿Y qué ocurrió?
Pedro J. Ramírez: Yo mantengo relaciones cordiales con todo el mundo. Sin referirme a nadie en particular, diré que hay dos maneras de entender el periodismo: una intentar vender periódicos a los lectores y otra vender lectores a los poderosos. Claramente, mi manera de entender el periodismo coincide con la primera y me hace aborrecer la segunda.
Risto: ¿Has entrevistado a Corinna?
Pedro J. Ramírez: No, yo no he entrevistado a Corinna.
Risto: En tu periódico. ¿La has conocido?
Pedro J. Ramírez: No. Ella es un personaje cuya imagen público en España está siendo muy distorsionada porque es una mujer rubia y guapa a la que se atribuye una relación sentimental con el rey.
Risto: ¿Y eso que tiene que ver? ¿Me estás diciendo que ponemos objeciones porque es mujer, guapa y rubia?
Pedro J. Ramírez: Creo que hay un punto de razón. Corinna se divide en dos: su relación personal con el rey y, por otro lado, los negocios que haya podido hacer en España. Ella dio la entrevista a El Mundo porque quería dejar claro que no había hecho negocios con Urdangarín. Intentó ayudarle a conseguir un trabajo por amistad con el rey. Ella sí había hecho otros negocios con España y fue un episodio muy desafortunado. Fue un error que el rey le permitiera hacer ese negocio. Abusó de su amistad con el rey para intentar involucrar a inversores españoles.
Risto: ¿Y el rey participó?
Pedro J. Ramírez: El rey consintió. Corinna es una mujer inteligente y culta. Debe ser mucho más divertido pasar una tarde con Corinna que pasar una tarde con César Alierta que es alguien a quien el rey ve a menudo. El rey debe sentirse muy solo.
Risto: ¿Tienes pruebas de que es la amante del rey?
Pedro J. Ramírez: No.
Risto: ¿Crees que el pueblo debe saber si su monarca tiene una aventura con Corinna?
Pedro J. Ramírez: Creo que el rey debe tener también un ámbito de privacidad.
Risto: No quiero acabar sin mencionar un tema importante en tu vida: ETA. Intentaron atentar contra ti y tuviste la oportunidad de conocer a la persona que intento atentar.
Pedro J. Ramírez: Juan Manuel Soares Gamboa había sido compañero mío en el colegio. Me eligieron como objetivo porque él podía reconocerme en un partido de baloncesto del que yo era habitual. Yo no fui ese día pero estaban Troitiño y De Juana Chaos con una bomba.
Risto: ¿Le perdonaste por intentar atentar contra tu vida?
Pedro J. Ramírez: ¿Perdonar? No me lo planteé. Desde luego, no guardo rencor alguno. No le hubiera perdonado si lo hubieran hecho.