Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pedro J. Ramírez, sobre Bárcenas: "Rajoy dice me equivoqué y los pelotas le aplauden"

Pedro J. Ramírez: Los documentos que está instruyendo el juez tendrán una trascendencia u otra. Habrá quien piense que muchas de las cosas que apuntó Bárcenas no serán verdad pero hay una cosa que no tiene vuelta de hoja. Mariano Rajoy mando un sms de apoyo después de que se descubriese que tenía millones en una cuenta en Suiza. Solo en un país de la pésima calidad democrática del nuestro, es concebible que alguien que da su apoyo a una persona como Bárcenas esté al frente del Gobierno. Tendría que suponer que ese jefe de Gobierno pone su cargo a disposición de los órganos democráticos de su partido.

Risto: ¿Comprobaste que el móvil desde el que se enviaron esos mensajes era el de Mariano Rajoy?

Pedro J. Ramírez: Eso no lo ha discutido nadie. Eso no tiene vuelta de hoja. Rajoy comparece y señala al diario El Mundo igual que hacían Felipe González y Rubalcaba y dice "me equivoqué". Entonces todos los pelotas puestos por él, le aplauden. Esto demuestra donde ha llegado nuestra democracia.

Risto: ¿Te llamo Mariano Rajoy después de esa portada? ¿Te llamo alguien del Gobierno?

Pedro J. Ramírez: Insisto. ¿Para qué me van a llamar? Ellos saben que ni con amenazas ni nada. Hace tiempo que hice mío ese lema de publicar o perecer.

Risto: Me estás diciendo que desde esa portada, tu portada favorita, hasta tu destitución no hay ni una sola llamada del Gobierno.

Pedro J. Ramírez: Llamadas, no. Hay mensajes a través de terceras personas con presión como que estábamos perjudicando la imagen internacional de España y la recuperación. Lo mismo que con el caso de los GAL. La historia se repite como dijo Marx, la primera como tragedia y la segunda como farsa. La tragedia de aquellos crímenes de estado y la farsa de la calle Génova.