Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pedro J. Ramírez: "Me convertí en rehén de Luis Bárcenas"

Pedro J. Ramírez: Mi portada favorita de todas las que he hecho en El Mundo es la de cuatro horas con Bárcenas. Fue la que desembocó en mi destitución. ¿Por qué? Porque cumplí con la obligación elemental de un periodista. Yo no busqué a Bárcenas. Bárcenas me buscó a mí.

Risto: ¿Cómo te buscó?

Pedro J. Ramírez: A través de terceras personas, amigos comunes que me convencieron de que él tenía una historia que contar y yo tenía la obligación de escucharla. En el momento en que me di cuenta de que podía ser cierto, me convertí en su rehén. Me convertí en prisionero de la historia que empezó a contar y que me resulto coherente y veraz porque me dio una serie de detalle que encajaban con cosas que habíamos descubierto por otros caminos. Fue sota, caballo y rey. El remate fue el documento original de los apuntes que él mantenía. Se lo llevé al juez y a continuación los sms.