Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rosa Rodero, a Risto: "Sé quién son los asesinos de mi marido"

Risto: ¿Has conocido a los asesinos de tu marido?

Rosa: Sé quién son. No les conozco personalmente.

Risto: ¿Dónde están?

Rosa: El jefe del comando, Carmona, está en una cárcel de Asturias. Hay una chica que está en la cárcel pero no sé dónde. Su marido, que disparó directamente a mi marido, murió un año después en un enfrentamiento contra la Ertzaintza.

Risto: A Carmona, ¿cuánto le queda?

Rosa: Poco. En cualquier momento, podrían darle la libertad.

Risto: ¿Estás preparada para ese momento?

Rosa: Sí. Esto muy preparada. Estoy lo vivo desde hace muchos años. Bilbao es una ciudad pequeña y nos conocemos todos. Llevamos años viendo expresos de ETA que salen y montan sus negocios. Convivimos con ellas. Aquí se convive no tienes salida.

Risto: Me parece alucinante la entereza con la que tú hablas de ellos incluso de su libertad. Si fuera yo, iría a por ellos. Yo me convertiría en delincuente si alguien mata a un ser quiero mío.

Rosa: No sabes nunca lo que vas a hacer hasta que te tocan las cosas. Mi marido estaba convencido de sus ideas y siempre dijo que si tuviera odio no hubiera conseguido lo que hizo. Él lucha por una Euskadi. Con odio no podemos vivir, lo que hacemos es matarnos poco a poco. Recuerdo todo lo que he hablado con él y tengo que responder como a él le habría gustado.