Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Anasagasti: "El Rey no salvó la democracia el 23-F. Fue uno de los grandes instigadores"

Venezolano y nacionalista vasco. Muy purista todo. No habla euskera y reconoce que enel 56 hablaba como Boris Izaguirre. Sí, es Iñaki Anasagasti. Risto Mejide viaja con el político al corazón de una sociedad, la vasca, y hacia un cáncer de tres siglas que se resiste a desaparecer: ETA. Por el camino, se encuentran con el Rey, la corrupción, los expresidentes y el Gernika de Picasso. VUELVE A VER LA CHARLA ÍNTEGRA.

Risto: ¡Don Iñaki Anasagasti!
Anasagasti: Don Risto Mejide.
Risto: Encantado de conocerle.
Anasagasti: Igualmente. Te conocía por televisión pero no en persona.
Risto: ¿Qué te parece el sillón?
Anasagasti: Precioso sillón. Da apuro sentarse aquí. Parece un sacrilegio.
Risto: Es sentarse encima de una obra de arte pero también de una matanza.
Anasagasti: De un símbolo. Fíjate en todos los cuartos de la gente del exilio, el cuadro del Gernica de Picasso era un grito de libertad durante el franquismo. Y ahora es un sillón.
Risto: Al final, todo acaba siendo un producto.

Risto: ¿Te puedo llamar Iñaki?
Anasagasti: Claro. Aunque en tiempos de Franco, me llamaban Ignacio.
Risto: ¿Te molesta que te llamen Ignacio?
Anasagasti: Me molesta porque mis padres me bautizaron como Iñaki y solamente el ABC me empezó a llamar Iñaki cuando la Infanta Cristina se casó con Urdangarín. Hasta entonces era Ignacio.
Risto: ¡A ti te sirvió que se casaran!
Anasagasti: Claro.

Risto: ¿Qué es el nacionalismo? Me encantaría que una persona como tú que es venezolano. Tienes doble nacionalidad.
Anasagasti: Soy venezolano porque mi padre y mi madre se fueron a Venezuela. Mis cuatro hermanos nacimos allí. Nací en el seno de una familia muy nacionalista que había vivido muy intensamente. A mi madre, cuando entraron los falangistas en Zarautz le cortaron el pelo al cero y le querían dejar un mechoncito para ponerle la bandera española y llevarla a misa. Afortunadamente, intervino un cura y eso no se produjo. Había sido una familia perseguida y expulsada de Zarautz. Eso se vive muy intensamente en una familia que daba por hecho que Euskadi era un país con una lengua y una cultura propia. Mi padre a los siete años decide que tenemos que volver. Él no podía pero que teníamos que tener esas vivencia vascas y educarnos en la cultura vasca. Volvimos en el Marqués de Comillas que era un transatlántico. E
Risto: Manda huevos… ¡Tu padre enviaron a una dictadura como la de Franco!
Anasagasti: España funcionaba. La familia de mi padre y mi madre estaban aquí.
Risto: ¿No hablas euskera?
Anasagasti: No. Cuando bien en el 56 hablaba como Boris Izaguirre pero fíjate lo que me pasó. A mitad de curso, llega un chaval a un colegio del nacional-catolicismo hablando de esa manera. Inmediatamente cogí el deje  no lo he soltado más.

Anasagasti: La carrera la hice en Venezuela y voy viendo las diferencias. Venezuela un país libre y aquí una dictadura tremenda. Llego en el año 75 cuando muere Franco. Me meten en la ejecutiva del PNV en la clandestinidad y empezamos a preparar la salida del PNV de la clandestinidad porque había muerto Franco.
Risto: A partir de ahí, un día te arrestan. Fraga te arresta por haber difundido pasquines llamando a una fiesta nacional.
Anasagasti: Estaba haciendo unos pasquines con Joseba Goikoetxea para el Aberri Eguna, luego fue sargento mayor de la Ertzainza y lo mató ETA. Cuando bajamos al coche, cinco policías nos detienen y nos tienen tres días en la comisaría. Pasamos bastante miedo porque no sabíamos qué nos iba a pasar. A Joseba Goikoetxea y a otro compañero, les pegaron mucho. A mí no tanto porque siempre decía que era venezolano y quería hablar con el cónsul. Quizás eso les paro. Fue un escarceo. La actividad política ya empezaba a tener su fuerza. Me daba cuenta de que tenía una doble cultura. La cultura del centro vasco de Caracas. Una cultura política y aquí una cerrazón donde la gente no sabía ni la palabra Euskadi ni nada de la Ikurriña y todo era ETA. Hubo mucho interés en todo fuera ETA para presentar a los vascos igual a terrorismo. Igual a gente mala que mata. Todo lo que había significado la República y el gobierno vasco en el exilio no existía.

Risto: ¿El Partido Nacionalista Vasco ha sido alguna vez Partido Nacionalista Vasco?
Anasagasti: El PNV tiene 118 años de vida. Me dirás que no ha logrado la independencia de Euskadi pero porque hemos actuado políticamente y siendo una minoría. El PSOE y el PNV son los partidos decanos del Congreso de los Diputados. Siempre hemos querido hacer política, siempre hemos querido convencer con la palabra, siempre hemos querido aprovechar la coyuntura, siempre hemos querido jugar en el Bernabéu… Lo que pasa es que el árbitro estaba elegido por la directiva del Real Madrid. Es muy difícil eso. La otra alternativa es la lucha armada que deja 835 muertos, desolación y una imagen… Ellos se han dado cuenta de que por ese camino no iban a ninguna parte. Ha sido la propia sociedad vasca que ha dicho que por ahí no se puede ir.
Risto: ETA ha matado a uno de tus mejores amigos.
Anasagasti: Sí, a Joseba Goikoetxea. Cerca de casa y en presencia de su hijo. Además, habiendo sido un militante de la clandestinidad muy fuerte y habiendo estado en Carabanchel en la época de Nicolás Sartorius.
Risto: ¿Qué coherencia tiene eso?
Anasagasti: Ninguna. Mi madre, una vez que estaba en San Sebastián, estuvo a punto de acabar quemada porque una serie de encapuchados entraron con cócteles en el autobús que iba. Denuncié aquello no porque fuera mi madre si no porque había sido perseguida y había estado en el exilio. Yo jamás he tenido nada que ver con ETA. He tenido escolta porque algunos locos decidieron que si había que matar a alguien en Madrid, yo era un candidato que estaba bien. ETA lleva dos años sin matar y no va a volver nunca más, pero mientras haya presos y siga la sigla ahí, servirá para que en Madrid digan que no ha cambiado nada. Y sí, ha cambiado.
Risto: ¿Hay gente a la que le interesa que no se acabe ETA?
Anasagasti: Sí. Hay gente que ha vivido del cuento ése. Eso lo decía Ansón de una manera muy gráfica al propio Arzallus. "ETA es como una úlcera. Sangra de vez en cuando pero no te mata". Mientras haya ETA, el nacionalismo no tiene nada que hacer.
Risto: ¿A quién le interesa que exista ETA? ¡Dame nombres!
Anasagasti: Sería muy fuerte decirlo. Los Mayor Oreja que han vivido muy obsesionados con ETA preferirían. No soy tan desvergonzado como para decir que quieren que siga matando.
Risto: ¿Jorge Fernández?
Anasagasti: Jorge Fernández es una persona religiosa. Él está jugando un papel. El papel del malo de la política porque dijo que el tema vasco es un tema político. Le cayó todo el mundo en Madrid. La lectura que se hizo de aquello es "cómo es posible que estos tipos hagan esto". Y la realidad es que aquellos tipos estaban reconociendo el sistema penitenciario español. ¿Qué no pidieron la disolución de ETA? Vale. ¿Qué deberían haber pedido la disolución de la banda? De acuerdo pero valore usted el pasito que han dado.

Risto: La doctrina Parot es una chapuza que hicimos en España.
Anasagasti: Sí pero mira los crímenes del franquismo. Hay gente que tiene que irse a Argentina. No ha habido justicia para todos. Eso de la justicia para todos es una mentira como un pino.
Risto: ¿Son presos políticos o son asesinos?
Anasagasti: Es difícil. Son presos que muchos de ellos se consideran políticos. La prueba está en que la mayoría de atentados no aparecían en las páginas de sucesos. Y la prueba es que en las cárceles están en otros módulos. Ellos se consideran políticos. A mí ese debate no me interesa.
Risto: ¿Y tú?
Anasagasti: Ellos luchan por una idea política muy equivocada. Consideran que el fin justifica los medios y que yo te puedo matar por una idea.
Risto: ¿Pero crees que son asesinos?
Anasagasti: Muchos de ellos, sí. No se puede matar a un ser humano sin tener un instinto asesino y sanguinario. Habrá gente que no. A la que le habrá costado mucho y que habrán motivado pero muchos de ellos estaban muy tronados. En tiempo de Franco, tú puedes entender que haya una lucha armada porque a una violencia institucional, tú le pones la violencia del oprimido. Sin embargo, en una sociedad donde te puedes expresar no tiene sentido la lucha armada.
Risto: ¿Tiene sentido que Arnaldo Otegi esté en la cárcel?
Anasagasti: No, ninguno. Además, Arnaldo Otegi era uno de los trabajadores que propiciaba la paz y el entendimiento. No tiene sentido que esté en la cárcel. Creo que cuando salga de la cárcel han hecho un líder político.
Risto: Están haciendo un mártir.
Anasagasti: Sí.
Risto: ¿Y Bildu?
Anasagasti: Bildu tendrá su fuerza política. Lo que prima del debate de Bildu es el debate nacionalista que es muy emocional y que engancha muy rápido. El Madrid político nunca ha asumido de verdad que España es un estado plurinacional. La prueba es que el Rey nunca ha dado un mensaje de Navidad en euskera o en catalán. Mientras no se asuma, esto no tiene solución.

Anasagasti: La demanda del 78 es la de la vasca y la catalana. Nunca nadie hubiera pensado que Madrid demandase una autonomía. Pues te vamos a dar una autonomía con himno y con parlamento y ahora vete a desmontar ese tinglado que se montó por una tutela militar. No querían que vascos y catalanes tuviesen una especificidad. Ahora, es muy difícil reconducir esa situación. En el año 80, aprobados el Estatuto de autonomía de Gernika y desde entonces nos hemos limitado a que no lo lesionen.  Reivindicamos el concierto económico porque Franco nos lo quitó. La experiencia histórica te dice que quien recauda manda.
Risto: El nacionalismo empieza por lo económico.
Anasagasti: No.  Eso es parte pero si tienes un coche que es la autonomía y el autogobierno sin gasolina, no funciona.
Risto: ¿Qué crees que pasará con Mas? Nos ha metido en un callejón sin salida.
Anasagasti: Ha hecho lo que tenía que hacer. No podía hacer otra cosa. Cataluña estaba ahogada económicamente y esto es un grito de rebeldía. No es el grito de rebeldía de un loco porque ocurre en Escocia.
Risto: ¿Crees que van a pasar cosas a partir del 9-N en que habrá la consulta de Mas? ¿Van a cambiar las cosas en Madrid?
Anasagasti: Deberían cambiar. Estamos en 2014 y en 2015 hay muchas elecciones. Aquí todo se hace en función de las elecciones.  Aquí nadie se va a quemar a lo bonzo pero va a solucionar un problema.

Risto: Echo de menos los políticos de raza. Los políticos que había vivido la Transición, que se habían exiliado, que se habían disfrazado de mujer para cruzar la frontera... Echo de menos políticos con convicción y que hacía política porque tenía una idea de un país.
Anasagasti: ¿Dónde están esos políticos? El único político que abordó los problemas fue Suárez. Había sido secretario general del movimiento. ¿Por qué lo hizo? Nunca lo sabremos. Felipe González pactó una monarquía en el año 76 impuesta por un dictador. Santiago Carrillo pasó por el himno y por la bandera. Por lo menos Suárez, fue un hombre valiente y abordó el tema vasco y catalán. El único político que puedo salvar de la Transición es Adolfo Suárez. Fue un maldito. Cuando muera le harán un homenaje de Estado. Todo mentira. Cuando estaba allí, desde el Rey hasta el último vasallo hicieron lo posible por cargárselo y se lo cargaron.

Risto Mejide: Háblame de los demás. Por ejemplo, de Felipe González.
Anasagasti: Felipe González es un 'lobista'. Sus amistades son Carlos Slim. No es un sindicalista haciendo beneficencia por África. Me ha decepcionado tremendamente. Un líder socialista tiene que ser vocacionalmente socialista. Esa obsequiosidad con la monarquía…
Risto: ¿Y Aznar?
Anasagasti: Le sucedió Aznar. Tenía el estigma de ser hijo de un franquista a pesar de que el abuelo había sido del PNV. Empezamos relativamente bien. Nos dijo que quería llevar el Gernika a Bilbao porque él quería sacarse una foto delante del Gernika de Picasso en Bilbao para pasar una página de la historia. Está en Madrid. ¿Gernika no es España? Pues llévalo allí. En la segunda parte, la mayoría absoluta fue un horror.
Risto: Parecido a lo que estamos sufriendo ahora.
Anasagasti: ETA mataba y el PNV era ETA. Lo pasé muy mal. Era muy difícil hacer política porque te condicionaba el debate de ETA.
Risto: ¿Y luego?
Anasagasti: Luego vino Zapatero. Un hombre improvisador. Quería hacer cosas pero no remató nada. Actualmente, Rajoy. Es un tipo cachondo.
Risto: ¿No me digas? No me lo creo.
Anasagasti: Sí. Estábamos discutiendo la posibilidad de apoyar la investidura de Aznar. Desaparecía y pensábamos que estaba consultando con Aznar.  Estaba en la habitación de al lado fumándose un puro y viendo un partido de fútbol. 
Risto: ¿Y eso es cachondo?
Anasagasti: No. Aznar no lo hubiera hecho.  Pondría los pies encima de la mesa y se fumaría un puro con Bush. Es un tipo muy acomplejado.
Risto: Amenaza diciendo que volverá.
Anasagati: Podría volver  pero él tiene mucho apego a su historia de presidente durante ocho años. En todo caso, podría volver para ser presidente de la República Española.
Risto: ¿A quién ves como presidente de la República Española?
Anasagasti: A Vicente del Bosque. Es un hombre conciliador.
Risto: Hágamos un repaso de expresidentes. Te voy a pedir una palabra para cada uno. Calvo Sotelo.
Anasagasti: Cara de palo. Frío.
Risto: Adolfo Suárez.
Anasagasti: Valiente:
Risto: Felipe González.
Anasagasti: Embaucador.
Risto: Aznar.
Anasagasti: Acomplejado.
Risto: Zapatero.
Anasagasti: Improvisador.
Risto: Rajoy.
Anasagasti: Andanas.

Risto: ¿Es bueno desobedecer?
Anasagasti: Se debería haber desobedecido hace mucho tiempo. Esto no es nuevo. Las condiciones estaban ahí y la pradera se incendia. Creo que hay muchas cosas acumuladas muy mal hechas a pesar de que se ha hablado de la modélica Transición. Hay zonas donde nunca llego la democracia.
Risto: Tú eres parte responsable de esa democracia.
Anasagasti: Si no hubiera sido Pepito Grillo, tendrías razón pero se han silenciado muchas iniciativas. Por ejemplo con el tema del Rey, fui el primero en criticar la opacidad. Cuando la guerra de Iraq, Aznar no quería dar la cara en el Congreso que no ha funcionado como una cámara legislativa que controlara nada. Hablamos con Jesús Caldera para pedir una reunión al Rey. Solamente recibió a Zapatero. Me llamó Zapatero para decirme que estaba preocupado. ¡Qué va a estar preocupado! Se hubiera reunido con nosotros.
Risto: Mira ya que les esto pagando, que me den espectáculo. De un tiempo a esta parte, qué maravilla de show.
Anasagasti: Desde hace poco tiempo, durante 30 años no hubo espectáculo.
Risto: Igual es muy alto el precio que estamos pagando.
Anasagasti: Al final, ocurrió lo de Botsuana, Corinna…
Risto: Crees que hay derecho a qué en un país democrático la amante del Rey viva cerca de la Reina. Me parece que es un caso de maltrato de género.  
Anasagasti: A Margallo le pregunté por Corinna. Y me contestó en sede parlamentaria que no la conocía. Dos días después se publicó que se había reunido dos veces con ella. Ocurre en Inglaterra y el ministro tiene que dimitir. Y aquí no pasa nada. No hay una clase política sólida, ni una prensa sólida, democrática, de valores…  Y la justicia no funciona. No son los políticos. Es el sistema.
Risto: ¿El Rey es un corrupto?
Anasagasti: Es un corrupto. Un gran corrupto y un corruptor. Dicen el Rey es un gran comercial. No. Es un gran comisionista. Todo el mundo lo sabe pero nadie se atreve a decir una cosa tan contundente como esa.
Risto: ¿Urdangarín aprendió del Rey?
Anasagasti: Por supuesto. Diego Torres le diría que tú tienes una tarjeta de presentación que no tiene nadie que Casa Real. Jaume Matas dijo que si te viene el yerno del Rey, qué le vas a decir. La gente sigue reverencias.
Risto: Eso es un formalismo.
Anasagasti: ¿Un formalismo? Me ha parecido siempre una servidumbre y un servilismo. No lo hacen las personas con un poco de dignidad. No significa que le tenga que escupir pero... ¿una reverencia? ¿En qué es más que yo ese señor?
Risto: ¿Llegaremos a ver al Rey imputado?
Anasagasti: No. Se buscará que acabe bien su periodo de reinado. Ha sido poco inteligente y ha abusado mucho del poder y de la impunidad.
Anasagasti: Nunca me creí que el Rey salvó a la democracia el 23-F. Todo lo contrario. Fue uno de los grandes instigadores del golpe de Estado por su ligereza.
Risto: ¿Él fue el que instigó el golpe de Estado?
Anasagasti: Él fue quien logró que Suárez dimitiera en el año 81. Él fue quien, en conexión con Alfonso Armada, tuvo ocho reuniones el mes de febrero. Toda esa historia está sin contar. Hace poco estuve en Roma y nos encontramos con Tejero en el avión. Coincidimos con él, en el Panteón y en el Coliseo. Sería genial para ti tener un Tejero aquí sentado.
Risto: No menosprecies mi capacidad de seducción.
Anasagasti: Ójala lo consigas porque me quedaron las ganas de hablar con él. No lo hice porque quizás se sintiese violentado. Un señor que dio un golpe de Estado y estuvo en la cárcel muy poquito tiempo. No llegó a los siete años. ¡Y fíjate subvertir el orden constitucional!