Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gabilondo: "No tenemos un presidente de Gobierno, tenemos jefes de contabilidad"

Igual es porque, como dicen algunos, es una chapuza. Y la última chapuza puede ser perfectamente la transición, ¿no?

A mí no me parece que fuese una chapuza la transición, se hizo lo que se pudo. Oye, que verse reunido en una mesa a Jordi Solé Tura con Fraga es cómo si ves ahora a Aznar y Otegi trabajando en plan conjunto, ¿eh? A toro pasado observas los errores que se pudieron cometer pero, en todo caso yo creo que se hizo un trabajo realmente importante.

Lo que pasa es que es como sí ahora, todos los que protagonizaron la transición, todos a la vez, hubieran llegado en el mismo momento a quedarse sin pilas, ¡todos a la vez!

La cuestión catalana, por ejemplo, está poniendo en relieve que hay una cuestión mal resuelta, ¿no?

Es un caso muy claro de que los asuntos que ya no van a poder ser resueltos con los mecanismos que tradicionalmente se resolvieron, tendrán que ser abordados de otra manera. Estoy bastante sorprendido de que no se esté abordando de ninguna.

Lo que no entiendo  es la teoría según la cual los problemas se van a resolver solos, eso es nuevo para mí.

¿El gran ministro de la ‘era Rajoy’ es el tiempo?

Sí, yo creo que tenemos varios jefes de contabilidad pero no tenemos un presidente del Gobierno. Se están ocupando básicamente de ese tema, de lo demás no. La sociedad está perdida, no hay horizonte, no hay rumbo, no hay nada… ni parece que el presidente tenga que ocuparse de ese asunto, espera que las cosas se resuelvan solas. Me parece como gobernante un gobernante que es contable, un contable ilustrado.

La crisis no es un accidente, es una consecuencia natural de un mecanismo construido para darle al dinero el lugar de honor que teóricamente debería ocupar el hombre.

Aquel día que en el parlamento decidimos llevar a la constitución, consagrado como un sacramento el principio del control del déficit, me parece un disparate. Eso me parece que fue una claudicación de la democracia española que desde ese día creo que está con un balazo de plomo en las alas.