Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ramiro irrumpe en la decisión de Marta... Pero llega demasiado tarde

Marta quería vivir su cuento de hadas pero la desilusión se había apoderado de ella. Había descubierto que Mateo no se fijó en ella al principio, sino en Rym, y tanto dudaba que pedía el consejo de la presentadora. Lo que menos podía esperar es que sus dudas aumentaran con la irrupción de alguien: ¡Ramiro! Sin embargo, aunque la princesa recordaba los bonitos momentos vividos con Ramiro, ya había olvidado y, aunque Mateo le había ilusionado, este sentimiento se había convertido en decepción. “Ni Mateo ni Ramiro ni Padilla”, resumía Luján y la princesa respondía rotunda: “No”.