Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Umberto consigue (al fin) el beso de Rym…

La princesa y sus conquistadores se iban de safari, veían todo tipo de animales… Pero quien aprovechaba la oportunidad era Umberto, que se marchaba a solas con Rym. “A veces voy demasiado deprisa porque no soy de piedra”, le decía. Sabe que hay “conexión entre ellos” y por eso, tras varios intentos frustrados, le decía de nuevo que quería besarla. Rym se hacía de rogar, confesaba que el conquistador tiene “un punto misterioso” que le atrae e intriga y le concedía un beso, aunque sólo en la nariz.