Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La amarga y obligada despedida de la princesa Marta y Ramiro

Luján Argüelles comunicaba a la princesa Marta que Ramiro llevaba ya mucho en tiempo de descuento ya que los deseos, aunque se cumplen, tiene fecha de caducidad. “Cometí un error al principio a no elegirte y ahora me tocará asumirlo”, decía Marta, que se quedaba sin palabras; “no tiene sentido ¿cuál es el fundamento del deseo?”, se preguntaba él. Ya fuera, princesa y conquistador se decían adiós en una despedida tan emotiva como amarga.