Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Padilla: “Se ha puesto de moda que me digan que espabile, falta que me lo diga el gato”

Padilla acudía entusiasmado a la merienda pero en el bar sólo encontró a Yiya y Rym. Su princesa se había marchado con Ramiro a su pueblo y a Fernando le duele. Rym, viendo su tristeza, le recomendaba que espabilara para conquistar a Marta y Padilla se cansaba: “Sólo falta que me lo diga el gato”. Además, aseguraba que está constantemente cambiado de chip y variando entre “nivel lower- ultrapower”.