Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Marta lleva a Ramiro a su pueblo pero le para los pies

Marta estaba entusiasmada, volvía a su pueblo y explicaba a Ramiro que está muy orgullosa. Le enseñaba cada rincón y, también, la Iglesia en la que se quiere casar. El conquistador no dudaba en fotografiarse allí con ella, e incluso sonaban campanas de boda. Sin embargo, la princesa quiere ir despacio y ponérselo un poco difícil a Ramiro.