Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Padilla no ve las señales de Marta

Marta tenía la posibilidad de elegir cita con el chico que quisiera y tuvo claro que Padilla era su hombre. La cita no comenzó muy bien porque Yiya les había mandado a un vertedero, pero Marta parecía contenta porque Padilla estaba dispuesto a dejarse el tipo para que a ella no le pasara nada, pero cuando se sentaron a hablar, la cosa fue de mal en peor. Padilla es más de contacto que de charlas y Marta se aburrió con él como una ostra.