Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Marta pone nervioso a Mateo…

Mateo quería estar un ratito a solas con su princesa y la miraba embobado. "Esa carita risueña, los pelos que tiene, me gusta, me gusta”, decía el pretendiente, que notaba “química” entre ellos. Tanta había que Mateo no podía evitar sudar y Marta, solícita, le secaba con un pañuelo. Sin embargo, Nacho llegaba para romper la magia del momento.