Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Felipe Albarrán y Loreto de Castro en ‘Uno para ganar’

Felipe Alarán y Loreto de Castrocuatro.com

Felipe tiene 37 años y Loreto tiene 38. Son un matrimonio con hijos que viven en Madrid. Ella sueña con viajar a Egipto y el con vivir de su deporte, el triatlón

Felipe es una persona decidida, muy inteligente y muy lista, que sabe calibrar muy bien los pros y los contras. Según su mujer tiene mucha capacidad de análisis, precisión y capacidad de concentración, aunque por otro lado lo define como cabezón y algunas veces listillo. Él se define como un hombre muy cariñoso que le gusta disfrutar de su familia.
Le encanta pasar el rato con los amigos y las películas de humor. Le encanta practicar el triatlón. Asegura que ante los retos, los pasos que sigue son: reflexión, análisis, cosas a favor y en contra. Cuando se lanza a por un reto, dedicación plena. Es un buen deportista  y lo que mejor se le da es la bicicleta. Es capaz de: estando en posición de pie, levantar una pierna, hacer una sentadilla con la pierna estirada… y levantarse manteniendo el equilibrio con la pierna estirada.
Loreto es una persona que consigue todo lo que se propone gracias a su gran esfuerzo, dedicación y constancia. Cuando se propone algo lo consigue, llegando a niveles de esfuerzos impensables. Según su marido tiene mucha capacidad de trabajo, tiene un gran corazón y siempre piensa en los demás antes que en ella misma.
Por el contrario la define como una mujer nerviosa, con falta de confianza e impulsiva
Dice ser de risa fácil y las pelis tontas le hacen mucha gracia, sobre todo las infantiles de los niños. Dice tener poco tiempo para ella misma, aunque intenta sacar una hora para ir a correr cuatro días a la semana. Ante los retos cuenta que reacciona bien, aunque asegura que intenta no meterse en cosas de las que no va a salir bien. Es capaz de comerse una galleta María con la boca abierta, pero no de canto. Es capaz de tocar la gaita con la garganta; dice que a sus hijos les encanta.
Felipe es empresario y tiene una empresa de reformas. Loreto, por su parte, es directora de un centro de formación de seguridad privada.
Felipe tiene claro que su meta seguirá siendo la misma hasta que lo consiga, intentar dedicarse al triatlón completamente y poder hacer el Ironman de Hawai y que su mujer y sus hijos le acompañen.  Loreto, por su parte, tiene una ilusión: dice que si le toca el gordo o gana el programa, montaría una ONG con su suegra, a la que define como “la leche”; recicla la ropa, guarda el agua que le sobra para regar las plantas. Dice de su suegra que es muy muy solidaria con todo el mundo. También le encantaría ir a Egipto. Cuenta que cuando era más joven no fue porque no tenía dinero y le parecía un lujo; ahora con los niños tan pequeños le da un poco de miedo ir, ya que la situación está un poco complicada.