Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Javier Rufo

Javier Rufocuatro.com

Le encantan y se le dan muy bien los juegos de lógica y de pensar. "En el Bola-Vaso soy claramente el mejor, al menos lo fui en su momento".

A sus 25 años se considera una persona dinámica, divertida, muy competitiva, inteligente. Muy amigo de sus amigos, un poco chulo y prepotente: "Mago en mi día a día, un artista, un showman, con mucha ilusión por vivir, con don de gentes, muy serio cuando la situación lo requiere, muy joven cuando hay que serlo y un poco abuelo a veces".
A pesar de su corta edad, se ve como un tipo luchador, pero un poco desastre a veces y mal organizado, un profundo dormilón que no se despierta aunque le caiga una bomba al lado y eso que no le gusta dormir porque es una pérdida de tiempo.

Su familia, lo más importante de su vida

Su familia es lo más importante en su vida. "Por supuesto daría la vida por todos ellos. Quiero muchísimo a mis padres (a la actual pareja de mi madre, le considero como un padre), a mis dos hermanos (Carlos, el pequeño de 13 años y Ana, la mayor de 29) y a mi abuelito que el pobre está sólo, aunque siempre estamos con él, que vive en el piso de abajo en nuestro hermoso Carabanchel. ¿Cómo explicar por qué son importantes? Porque me lo han dado todo".

Entre sus aficiones, se encuentra especialmente la magia, los dardos, los malabares

Las aspiraciones que tiene son claramente vivir de la magia. Aunque no le gustaría quedarse fijo en un lugar (ciudad) sino que le gustaría ser un poco itinerante y viajar por el mundo con su espectáculo.
"Me podría dedicar toda mi vida a las matemáticas y la estadística, pero no podría estar sentado en la misma silla y con el mismo ordenador los próximos 42 años de mi vida. Sin embargo si podría estar delante de mi público viéndoles sonreír, ilusionarse y disfrutar"