Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La cobra de Corina a Quique Pastor

El místico conquistador despliega todas sus armas de seducción pero no consigue 'rascar nada'. Primero le coge una mano, luego un pie y... ¡Zas! Se lanza por un beso pero recibe 'la cobra de Corina', una difícil maniobra para esquivar el intercambio de fluidos. "Te quería robar un beso", le dice él. "No me gusta que roben besos", contesta seca ella. "Mañana no sé si me voy a despertar y tener una calabaza en la habitación", confiesa resigando el iluminado del amor.