Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Jusef entra en la cueva del bosque donde vive la extraña criatura

Siguiendo el rastro de los cadáveres de sus familiares, Jusef llega hasta una cueva. Un rastro de sangre lleva hasta la entrada. En su interior, el gigante se encuentra con un ser anciano, famélico, que al contemplar aquel cuerpo gigante, sonríe. “Este cuerpo es débil y frágil, Mi legado, mi alma, te los transmito a ti”, dice la horripilante criatura después de atacar a Jusef.

Sardu regresó a la aldea semanas después, pero nunca fue visto fuera de su castillo a plena luz del día. Poco después, los niños fueron desapareciendo de sus camas por las noches. Aunque nadie consiguió verle, algunos aseguraban haber oído el bastón en la noche.