Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La abuela de Abraham le cuenta la leyenda del gigante Jusef Sardu

Cuando Abraham era niño, su abuela le contaba un cuento de terror popular que trataba de Jusef Sardu, un noble del este de Europa. Desde niño sufría de gigantismo. Su cuerpo era el de un anciano, andaba arqueado, sufría muchos dolores y caminaba con un bastón. Su enfermedad le hizo tomar conciencia de la fragilidad de la vida y como resultado era muy amable con los demás, especialmente con los niños. Sin embargo, el hermano de Sardu se avergonzaba de su dolencia. Organizó una `partida de caza con su hermano y sus primos porque creía que la sangre del gran lobo gris podría curar a Jusef. Día tras día caminaban en busca del gran lobo gris, pero algo que no era un lobo habitaba en un bosque. Pronto, Jusef se dio cuenta de que esa criatura había matado al resto de la expedición…