Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Amo visitó a Abraham en un campo de concentración de la II Guerra Mundial

En el campo de concentración de Polonia, Abraham fue testigo de cómo una horripilante criatura de tres metros se alimentaba de la sangre de sus compañeros de caseta. “¿Dónde está tú Dios? No hay nadie para ayudarte, carpintero”, le dijo el Amo una noche.