Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Príncipe no tiene papel orgánico, la Constitución no especifíca función concreta

Don Felipe no está constitucionalmente legitimado para sancionar leyes o firmar decretos. Según Manuel Sánchez, catedrático de Derecho Constitucuional, "el Príncipe debería de tener un refrendo para legitimar sus actos".