Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La abogada de Ruth comete un error durante el juicio que podría costarle muy caro

Los abogados no pueden tener contacto con los testigos. Un micrófono abierto le ha jugado una mala pasada a la abogada de Ruth. Cuando la sesión ha terminado, ha cometido un error que podría tener consecuencias. Se olvidaba de que los micrófonos estaban abiertos y ha pedido el teléfono de una testigo importante en el caso, la perito que confundió los huesos humanos con los de animal. Esto está prohibido y si el Tribunal descubre que se han puesto en contacto, el testimonio de la perito podría desacreditarla.