Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Supernanny' consigue que Laura y Miguel cambien "el control por la organización"

Laura y Miguel tienen 31 años, se van a casar y acaban de ser papás por tercera vez. La llegada de un nuevo hijo a la familia hace que sus hermanos tengan que buscar un nuevo papel en la familia. Mientras Alejandro (5 años) ya ha entendido lo que es tener un hermano, Neyzan (3 años) tiene que enfrentarse a los celos por primera vez.

Laura y Miguel no tienen tiempo ni manos para atender a sus tres hijos y además, preparar su inminente boda. Pero el gran problema de la pareja es que confunden orden con control. Están tan preocupados por controlar que los niños hagan lo que quieren cuando ellos quieren, que se agobian en exceso.
Alejandro tienre 5 años, es el hermano mayor y, aunque ya ha superado y entendido lo que es tener un hermano pequeño, es muy desobediente. Por su parte, Neyzan tiene 3 años y se enfrenta por primera vez a los celos tras la llegada hace tan solo 2 meses de su hermana Naya.
Neyzan solo consiente que le acueste su madre y entra en cólera cuando esta no le hace caso porque está atendiendo a su hermana. "Está muy enmadrado y quiere que sea su madre, te sientes impotente y te da rabia", confiesa Miguel.
Mientras 'Supernanny' comienza la observación, Neyzan no para de molestar a Alex cuando este está haciendo los deberes. Su madre le castiga levantándole del sofá y mandándole a la escalera, consigue separarle de su hermano pero no calmar su pataleta.
Es la hora de poner en su sitio a cada miembro de esta familia:
  • Laura y Miguel piensan que organizar la vida familiar es lo mismo que controlar el comportamiento de sus hijos, actuar así es muy cansado y poco eficaz
  • La llegada de un bebé cambia la situación familiar y cada hijo tiene que definir su papel en casa
  • Es importante que los niños empiecen a tomar cierta autonomía y no estar tan encima de ellos
  • Tras la conversación con Laura y Miguel, 'Supernanny' expone las normas a los niños:
    1- Somos mayores y sabemos hacer muchas cosas solos
    2- Cumplimos con las tareas y luego lo pasamos bien y,
    3- Hablamos bajito.
    Los niños empiezan a colaborar en casa y a tener cierta autonomía. Tras repasar los ‘puntos’ obtenidos en la semana con las tareas del hogar, los pequeños Alex y Neyzan consiguen que su madre les lleve al parque de bolas.
    Pero la alegría dura poco, en cuanto 'Supernanny' abandona la casa por unos días, Neyzan vuelve a las andadas. El pequeño pierde los papeles porque quiere que le acueste su madre, y hasta que Laura no sube a consolarle el pequeño no queda tranquilo. De madrugada, cuando los niños ya se han dormido, es hora de ultimar los preparativos de la inminente boda, pero el estrés generado durante el día hace que sea imposible que Laura y Miguel se pongan de acuerdo.
     
    'Supernanny' vuelve varios días después para analizar los fallos. Laura y Miguel ponen en práctica lo aprendido y, tras algunas correcciones, parece que cada miembro de la familia ha encontrado su rol. Los niños empiezan a tomar cierta autonomía y Laura y Miguel parecen más tranquilos y con más tiempo para dedicar a su hija recién nacida y a su inminente boda.
    Tras superar largos meses de preparación y sufrimiento, la pareja cumple el sueño de casarse. Los consejos de 'Supernanny' les ayudaron a sobrellevar los meses más difíciles de la preparación junto a su hija recién nacida y sus dos hijos de 3 y 5 años.