Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cristina prueba nuevos alimentos y deja de recurrir a los berrinches

La complicada situación económica que vive nuestro país y la dificultad para encontrar trabajo ha provocado que en muchas familias los roles tradicionales de padre y madre se intercambien. Sin embargo, para muchos padres esto no es fácil. Este es el caso de Juan Manuel. En paro desde hace tiempo, actualmente es él quien se encarga, fundamentalmente, de la educación de su hija. No está siendo fácil. Su casa se ha convertido en un campo de batalla. Gracias a 'Supernanny', Juan Manuel y Cristina aprenden que su comportamiento influye directamente en el de su hija y que el goteo continuo de órdenes a la pequeña empeora la situación.

Cada día en más hogares son los padres los que se dedican al cuidado de los niños mientras las madres salen a trabajar fuera. Juan Manuel es uno de esos padres y la experiencia está resultando realmente dura porque su hija recurre constantemente al berrinche y su comportamiento no es el que sus padres desearían, que intentan ponerle normas sin éxito. "Juan Manuel y Margarita dan continuamente órdenes a Cristina y para que las cumpla están permanentemente encima de ella. Cristina está continuamente supervisada por sus padres, que le exigen que cumpla pero no le refuerzan cuando lo hace", dice Supernanny durante el periodo de observación.

Eliminar algunas normas para evitar la ansiedad
Juan Manuel pierde los nervios con su hija, que se ha convertido en una niña nerviosa que sufre muchas rabietas a lo largo del día. Durante todo el día, la tensión es evidente en la casa, Juan Manuel se empeña en poner normas que Cristina incumple de forma sistemática lo que provoca que entren en un bucle. Los momentos para disfrutar se reducen porque padre e hija acaban, en muchas ocasiones, discutiendo y a gristos. Gracias a 'Supernanny', Juan Manuel se da cuenta de que el exceso de normas supone un grave problema para su hija y conseguirá rebajar la tension siguiendo las sencillas pautas que le da Rocío Ramos - Paúl. 
  • Evitar los 'peros'. En el caso de Cristina, sus padres inciden especialmente en los comportamientos inadecuados olvidando decirle lo que hace bien. La pequeña se viste sola, come sola y, aunque le cueste, siempre hace lo que le piden sus padres.
  • Limitar el número de normas. "Hay mucha norma en esta casa y eso genera mucha ansiedad, lo  que muchas veces se transforma en agresividad", le explica 'Supernanny' a los padres de Cristina, a los que recomienda rebajar el nivel de exigencia.
  • Cuando queremos evitar un mal comportamiento debemos ignorarlo. "Lo que atiendo es lo que se repite y lo que no atiendo es lo que desaparece", les dice 'Supernanny' a Juan Manuel y Margarita. "Si yo le señalo, aunque sea para castigar,  lo que está mal lo más probable es que lo vuelva a repetir."
  • Dejar que los niños hagan las cosas ellos solos. Cuando queremos que los niños lleven a cabo un comportamiento debemos dejarles que lo hagan ellos mismos y por motivación propia. "No podemos esperar que cambie el comportamiento de forma mágica. Mi propuesta es dejar que haga. La clave está en que voy a dejar de actuar."
  • Además de incidir en el comportamiento de los pequeños, los padres deben introducir cambios en la forma de actuar con los hijos. Si nosotros nos ponemos tensos y gritamos ellos repiten ese comportamiento. "Los niños dependen muchísimo del comportamiento que tienen los adultos con él."

  • Conseguir que los niños prueben nuevos alimentos
    Además de los berrinches, el otro gran problema de Cristina es la comida. La pequeña se niega a probar nuevos alimentos y cuando la fuerzan vomita,. 'Supernanny' les explica a Juan Manuel y Margarita que hay que rebajar la tensión a la hora de comer para lo que han de seguir unos sencillos consejos.

  • Cuando la cocina se convierte en un lugar de conflicto es conveniente convertirla en un sitio lúdico. En el caso de Cristina, Rocío Ramos Paúl les propone que hagan un mural.
  • Reforzar los comportamientos adecuados. Como en todos los problemas con los niños, cuando queremos que un niño repita un comportamiento es importante reforzarlo y decirle lo bien que lo ha hecho. En el caso de Cristina, 'Supernanny' les propone que se hagan fotos cuando Cristina hace algo que a su padre le gusta, ya sea bañarse, recoger o probar un alimento nuevo.
  • Mezclar un alimento que gusta con otro que no. Cuando un niño se niega a probar un alimento es conveniente mezclar en un mismo plato un poco de algún alimento que guste con otro que no y decirle al pequeño que hasta que no pruebe la comida nueva no podrá repetir del otro. Puede que en un principio se resistan pero poco a poco irán avanzando y terminarán probando cosas nueva. 
  • Establecer un tiempo de comida y cuando se supera retirar el plato. 
  • Premiar siempre que se pruebe un alimento nuevo. Cuando el niño hace el esfuerzo de comer un alimento nuevo los padres deben reconcer ese esfuerzo dándole algo que le guste: patatas fritas, quesitos...