Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Agustín y Andrés aprenden a ir al baño

Quitar el pañal es uno de los momentos más difíciles para los padres. A los niños les cuesta adquirir el  hábito y durante un tiempo continúan haciéndose pipí encima. Los padres se desesperan y no saben cómo afrontar este momento, que llega a convertirse en un problema para ellos. Ese es uno de los problemas de Enrique y Pilar, que desesperados sientan a sus hijos en el orinal durante un largo rato sin resultados: los pequeños siguen haciéndoselo encima. Gracias a 'Supernanny', Enrique y Pilar conseguirán que sus hijos adquieran el hábito.

Empezar a ir a baño y quitar el pañal sin que los niños se hagan pipí o caca encima es todo un reto para muchos padres. A los niños les cuesta llegar a controlar los esfínteres y muchos padres llegan a desesperarse cuando se acerca el momento de ir al colegio y los más pequeños siguen llevando el pañal.
A sus tres años, Agustín y Andrés aún no son capaces de pedir pis. Muchos días sus padres tienen que cambiarles de ropa y, por mucho que se empeñan en sentarles durante un largo rato en el orinal, los niños terminan por hacérselo todo encima. Aprender a controlar los esfínteres no es sencillo y puede convertirse en un largo proceso pero Supernanny les da las claves para superar esta etapa y que se convierta en un juego. "Hay que relajarse, ya aprenderán", les dice Rocío a Enrique y Pilar, que gracias a ella consiguen que los niños vayan al baño.
- Antes de iniciar el proceso de quitar el pañal hay que decir a los niños que va a haber unos momentos en los que hay que ir al baño. En el caso de Agustín y Andrés, Rocío establece varios momentos en el día para ir:  al volver del cole, después de la siesta, antes de salir de casa, antes de acostarse y cada vez que los pequeños tengan ganas de hacer pis o caca. De esta manera habituamos a los niños a una misma hora y a un mismo Habituar a la misma hora y el mismo sitio. Si se hace todos los días lo mismo y a la  misma hora, al final los niños saben dónde tienen que ir y van a hacerlo al baño porque es una rutina..
- Animar antes de ir al baño. Cuanto más se motiva, más ganas tienen de hacer las cosas.
- Si los niños se resisten a ir al baño, nos vamos nosotros y les esperamos allí. No importan lo que tarden porque de este modo facilitamos que vayan hasta allí.
- No sentarle en el baño más de tres minutos.
- Aunque el niño ya haya hecho caca o pis, los padres deben llevar a los niños al baño en el momento establecido de antemano porque lo importante es acostumbrarle a unas horas.
- Para crear un hábito los niños no deben sentirse obligados.
- Hay que hacer que ese momento sea algo agradable y para ello podemos utilizar libros, leer cuentos o llevar juguetes durante el tiempo que permanecen sentados en el orinal.

- Como en cualquier actitud que queremos cambiar, los padres no deben atender el mal comportamiento o los lloros de los niños cuando se les dice que hay que ir al baño.