Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Laura es incapaz de controlar a sus tres hijos

Laura está desbordada. Los gritos y las peleas son la tónica habitual en su casa, donde sus hijos mayores, Julito y Aroa, desobedecen sistemáticamente. Laura no sabe cómo controlar a estos preadolescentes que se burlan de ella constantemente. Soraya, la pequeña de la casa, tampoco se lo pone fácil. Recurre constantemente al berrinche para conseguir lo que quiere y siempre lo consigue.