Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Puri aprende a gestionar los enfados de su hijo Érik

Tras la marcha de Supernanny ha llegado el momento de que Puri ponga en práctica todo lo aprendido. Por primera vez, Puri es capaz de gestionar los enfados de Érik, que se niega a cenar lo que le han puesto. Con mucha paciencia y sin alterarse, Puri consigue que el pequeño se siente a la mesa pero la falta de refuerzo positivo hace que Érik vuelva a revelarse.