Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Agustín y Andrés, dos mellizos muy inquietos

Enrique, un padre de cincuenta y dos años, que está jubilado, se ve sobrepasado al afrontar el cuidado y educación de sus hijos mellizos de tres años. Pero cuando su mujer llega a casa, la cosa se complica aún más. Pilar y Enrique no coinciden en sus métodos, y esto ha llevado a Enrique a pedir ayuda a Supernanny.

Agustín y Andrés, son dos mellizos de 3 años muy inquietos, que consiguen diariamente poner a prueba los nervios y la paciencia de Enrique, su padre, que tiene 52 años. Debido a su situación de pensionista, es él quien se hace cargo durante todo el día del cuidado y educación de sus hijos porque su mujer Pilar tiene horarios de trabajo muy amplios.
Enrique hace todo cuanto está en sus manos para atender a sus hijos pero la mayoría de los comentarios que recibe de su mujer, son negativos. Ante la impotencia que siente al no saber si lo hace bien o mal, ha decidido recurrir a Supernanny.
Dos niños muy desobedientes
Agustín y Andrés son dos niños muy rebeldes. Su desobediencia, sus continuas peleas y su costumbre de negarse a todo por sistema han dejado a su padre sin recursos, y la única forma que tiene de calmarles es atándoles a la trona. Por si fuera poco, Enrique y Pilar han iniciado el proceso de quitarles el pañal, pero los niños se niegan a sentarse en el baño.
El trabajo de Supernanny consistirá en dar a Enrique unas pautas firmes que le permitan potenciar en sus hijos la autonomía. Con unas reglas básicas, Enrique comprobará personalmente cómo Agustín y Andrés empiezan a aprender nuevas formas de comportamiento. Pero el verdadero reto consistirá en trasladar a Pilar lo que él ya ha aprendido.