Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Joel aprende a comer con 'Supernanny'

La hora de la comida es uno de los momentos favoritos de Joel. Comilón donde los haya, el pequeño disfruta a la hora de sentarse a la mesa. Sin embargo,  no tiene hábitos alimenticios saludables: come demasiado rápido y mucha cantidad, no alcanza la sensación de saciedad y apenas mastica los alimentos. Tras pasar varios días con la familia, 'Supernanny' establece nuevas pautas a la hora de la comida para cambiar la actitud del pequeño a la hora de la comida.

Sentarse en la mesa puede convertirse en una auténtica batalla para los padres. Aunque la mayoría de los padres se quejan por la negativa de los más pequeños a comer, en algunas ocasiones, como la de Joel, el ansia y la gran cantidad de alimentos tomados por el pequeño pueden suponer un problema y desembocar en serios problemas de salud como la obesidad.
Comer mal, no masticar o comer demasiado rápido pueden suponer un quebradero de cabeza para los padres como Ana María, que ve como su hijo Joel pasa el día pensando en comida. "No ha terminado de comer cuando ya está pensando en la merienda", dice su madre, a la que desespera esta situación.
Para solucionar estos problemas y que Joel adquiera hábitos alimenticios saludables, Rocío Ramos-Paúl ofrece en el primer programa de la nueva temporada una serie de pautas que ayudarán a que los más pequeños cambien sus costumbres y aprendar a comer.
- Enseñarle a que se siente recto y levante la cabeza al comer.
- Explicar que entre bocado y bocado, el cubierto debe dejarse en el plato y esperar antes de volver a comer.
- Si se desea repetir hay que decirle al niño que debe esperar cinco minutos.
- Las raciones deben ser adecuadas a la edad del niño. Hay que poner en el plato lo que corresponda para que al repetir y alcance la sensación de saciedad no haya comido en exceso.
- No hay que dejar la fuente en la mesa.
- Para evitar que coma deprisa se puede mantener una conversación en la que participe. Sentándonos con él en la mesa y charlando con él, el niño hace pausas mientras come.
- Para que el niño aprenda a masticar se puede jugar a contar las veces que se mastica. Así el niño coge el hábito.
- Si queremos que el niño coma un alimento en concreto (fruta por ejemplo) no se debe dar a elegir entre diversas opciones.
- Retirar el plato si el niño dice que ha terminado. Así evitamos que vuelva a comer.
- No  acelerarle para que coma, por lo que pese a su insistencia no debe adelantársele el postre.