Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diego recoge sus juguetes

El pequeño se da cuenta de que llorar ya no sirve

Diego no quiere recoger. Las nuevas normas no le gustan pero la firmeza de sus padres le hacen ver que sus lloros y su mal comportamiento ya no sirven de nada. Mientras su hermano ayuda a su madre a hacer la cena, el pequeño sigue sin querer recoger sus juguetes. Sin embargo, cuando se da cuenta de que no le van a hacer caso y que su madre se centra en Gonzalo, el pequeño accede a recoger ayudado de su madre.