Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alba y Rubén se duermen en su cama

Conseguir que los niños se vayan a la cama sin enfados es un reto para algunos padres. Muchos niños no siguen ninguna rutina a la hora de dormir y son incapaces de irse a la cama solos. Eso les sucede a Alba y Rubén, que tiene que quedarse dormidos en el sofa mientras ven los dibujos con sus padres, que una vez dormidos les llevan en brazos a la cama. Establecer unos buenos hábitos es fundamental para conciliar el sueño y para que los niños aprendan a dormirse en su habitación.

La hora de dormir puede convertirse en una batalla con los más pequeños de la casa, que sin una rutina establecida son incapaces de conciliar el sueño en su camas o se niegan a dormir solos. 
Como les ocurre a muchos padres, Verónica y Vicente no han marcado ninguna pauta a sus hijos a la hora de irse dormir. Nunca han conseguido dormirse en sus camas. Alba y Rubén sólo se quedan dormidos en el sofá mientras ven los dibujos y desde allí, sus padres les llevan en brazos a la cama.
Conseguir que los niños se duerman es sus camas es un reto y para ello es necerio que los niños adquieran una rutina que les relaje y les facilite conciliar el sueño. Para conseguirlo, 'Supernanny' ofrece una serie de pautas que cualquier padre podrá seguir.
Antes de aplicar las nuevas pautas y si los niños nunca se han dormido en su habitación, es imprescindible contarles lo que va a ocurrir y en qué van a cambiar las cosas.Una vez tengan claro las nuevas normas, podrá pasarse a la acción y aplicar las nuevas normas.
- Vemos un rato los dibujos en el sillón. Antes de ir a dormir, los niños pueden ver la televisión un rato con sus padres, de esta manera entran en un ritmo más relajado y van tranquilos a la cama.
- Apagamos la tele y nos vamos a la cama. Después de ver los dibujos, los pequeños tendrán que ir a su habitación y acostarse en sus camas.
- Leemos un cuento y nos dormimos. Cuando los niños ya estén relajados y en sus camas con la luz apagada, les leemos un cuento que les ayudará a conciliar el sueño. Finalizado el cuento, les damos las buenas noches y les dejamos tranquilos en su habitación.