Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Laeta, a Gannicus. “Ahora no soy más que una esclava, como lo eras tú”

Marco Craso entrega a Laeta a Elogio, el jefe de os cilicios, considerando que ha traicionado al Imperio Romano. Antes de venderla, este propone que sea su amante y le hace la marca en el brazo de los esclavos, cuando Gannicus llega al rescate de la romana.