Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Marvin y la lata de berberechos

"Esto era un hombre que era tan educado que cada vez que abría una lata de berberechos decía 'se puede", ha contado Marvin. Este señor las llamaba a todas horas, no respetaba horarios, así que los berberechos decidieron desarrollar sus cuerdas vocales para decirle que era un hombre muy pesado.