Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Primer día de clase

Christel y Pablo, alumnos de 'Sex Academy'cuatro.com

Se pone en marcha ‘Sex Academy’. En el primer programa conocemos a las parejas que vienen en busca de soluciones, consejos y respuestas.

Arranca el programa de sexo que se basa en la realidad y en las necesidades que cada uno requiere a la hora de saber de sexualidad. Cinco parejas acompañarán cada día a la ‘coach’ Marian Frías, que les guiará por el sendero del placer. Intentará motivar, enseñar, resolver dudas y sobre todo solucionar sus problemas.

La primera lección: El sexo ¿es una cuestión de centímetros?

Como cualquier inicio de curso, se empieza por la base y por el principio, para así poder comprender mejor el resto de la materia. Así qué mejor manera de comenzar que impartiendo una clase sobre los órganos genitales que permitirá conocernos mejor a nosotros mismos, algo fundamental en el sexo. Tipos de vulvas y de penes, sus secretos y consejos para estimular mejor y alcanzar un orgasmo increíble. Además conoceremos datos sobre prácticas sexuales y las tendencias que sigue la sociedad.
Primeras preguntas de los alumnos: ¿Por qué siento dolor? ¿Por qué he perdido el apetito sexual? ¿Cómo puedo estimular a mi pareja para tener relaciones satisfactorias? Cada pareja tiene una serie de problemas que no les deja disfrutar del sexo plenamente, a primera vista pueden parecer tonterías pero repercuten mucho en la vida de pareja. Marian Frías da el primer paso y después de conocer cada uno de los casos, pone deberes a las parejas para que poco a poco comiencen a andar por el sendero de la felicidad sexual.
El programa cuenta con una dinámica rápida y divertida. Combina la vida real de las parejas con datos curiosos, clases maestras y prácticas en la cama redonda que reina en el plató. Una mezcla de realidad pura y dura, donde las emociones están a flor de piel y humor sano y sencillo.