Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Llegan los primeros besos a '¿Quién quiere casarse con mi madre?'

Si hasta ahora las madres habían conocido a sus pretendientes en grupo, es el momento de conocerlos en la intimidad. Citas románticas en las que no faltan los primeros besos y otras en las que no faltan las risas. La diversión y el humor se suceden en la nueva entrega de '¿Quién quiere casarse con mi madre?' que Cuatro emite el martes 3 de diciembre a las 22.30h.

Los hijos asistirán estupefactos a las nuevas versiones de sus madres, que no dudarán en explotar su sensualidad. En cada una de sus citas, los pretendientes descubren más detalles del entorno de las mujeres a las que quieren conquistar, pero también muestran su lado más tierno o alguna de sus facetas más desconocidas. Al final, las madres deben expulsar para elegir quiénes inician con ellas y sus hijos un viaje que nunca olvidarán.
Charo empieza a disfrutar del poder que le concedió el programa robando al pretendiente de Paulina y reuniéndose con el candidato expulsado de Toñi, que también es policía como ella. Además, se ve sorprendida por un divertido striptease que el grupo de veteranos tiene preparado para ella. Mientras tanto, Mar también utiliza su 'poder' para 'repescar' a uno de los hombres al que en su momento decidió no darle una oportunidad. Por su parte, María Teresa muestra orgullosa su barrio a los pretendientes y descubre el secreto mejor guardado de uno de ellos: Ángel es una drag queen ocasional.
Tras sus citas a solas y después de degustar una particular cata de agua con todos sus pretendientes, Paulina comienza a tener un favorito y lo empieza a demostrar dando sus primeros besos. Por último, Toñi lleva a Altea a sus enamorados para dar rienda suelta a sus deseos dejándose besar por uno de ellos, algo que a su hijo Gabi no le sienta nada bien.