Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Por favor, póngame un kilo de toallas

Markus, su madre y sus chicas se han marchado de excursión a Portugal y lo primero que han hecho ha sido irse de compras. M.J. las ha traído porque "hay cosas que ver" y mucho que comprar, como por ejemplo unas toallas bonitas. Mientras elegían una u otra, Cristina se ha fijado mucho en el vendedor de la tienda, algo que no ha gustado nada a la madre de Markus.