Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Anillos y calabazas aguardan en la final de '¿Quién quiere casarse con mi hijo?'

Han vivido los momentos más intensos de sus vidas. Han disfrutado, han besado, han llorado, se han traicionado…. Pero todo eso se acabó. Ha llegado la hora y la decisión final no puede esperar. La gran gala final de “¿Quién quiere casarse con mi hijo?” ya está aquí. Mañana miércoles 11 de marzo, a partir de las 22:30 h, el momento cumbre que los casaderos hijos esperan con ansia y que sus madres temen con auténtico pavor se hará realidad. Ellas tienen completamente claro lo que quieren. ¿Sabrán sus hijos tomar la decisión acertada?

Rafa ha sido el eterno caballero. Buscaba encontrar a una mujer que le quisiera por él mismo y no se dejase cegar por sus posibilidades económicas y, más allá de sus extravagancias y sus regalos envenenados, parece que lo ha conseguido con Sandra. Ahora es el momento de enfrentarse cara a cara con su madre y ser más sincero que nunca. Sin embargo, Cristofer, el “artista de la familia”, amenaza con robarle algo más que el protagonismo al bueno de Rafa…
David está a punto de, por primera vez en su vida, tomar una decisión propia. Semejante osadía desconcierta a su madre. Rosa, la tarotista, siempre ha jugado con un as bajo la manga pero, ¿le darán las cartas la razón o fallarán estrepitosamente?
Diego tampoco lo tiene fácil. Tras su máscara de rarito que se toma todo a broma, se esconde su inseguridad y sus miedos. Frente a Luján, vivirá su momento más complicado. No sabe con qué chica quedarse y su inflexible madre no ayudará a relajar tensiones. ¿Conseguirá el aspirante a director de cine de culto cerrar su historia con un final de película?
Con Markus llegará la sorpresa y el final inédito nunca antes visto en “¿Quién quiere casarse con mi hijo”? Eso sí, Emejota volverá a terminar el programa llorando. Garantizado.
Y Sandro… el capítulo final para el soltero gay de esta edición será digno del mejor culebrón venezolano: lágrimas, traición, mentiras, decepciones, gritos, más lágrimas… El soltero más intenso de la historia de “QQCCMH” vivirá el desenlace de su historia de amor al límite, porque no sabrá qué versión creerse y no tendrá claro quién dice la verdad o quién miente. Otra nueva confesión, en esta ocasión del ¿traidor? Vicente a su ¿futura? suegra con respecto a ¿su amante? Ra volverá a poner la gala patas arriba. Sólo Luján podrá deshacer este triángulo sentimental y convertirlo en pareja.
Los “tróspidos” se despiden liderando
A falta del programa final, “¿Quién quiere casarse con mi hijo?” cierra esta cuarta temporada batiendo su récord histórico de share. Con un 12,3% de cuota de pantalla y 1.922.000 espectadores, el dating show de Luján Argüelles se despide de los espectadores mejorando en 2 puntos la media de la temporada anterior (10,3%) y sumando 300.000 espectadores más.
Estas cifras han permitido al programa de Cuatro, producido en colaboración con Eyeworks España, superar a su inmediato competidor en franja en 1,4 puntos (12,3% vs 10,9%).
Además, “¿Quién quiere casarse con mi hijo?” lidera de manera absoluta en el target comercial con más de 5 puntos de diferencia respecto a La Sexta (16,9% vs 11,5%) y anota sus mejores datos en el core target de Cuatro, los espectadores de 13 a 34 años, donde aventaja a su directo competidor en más de 14 puntos (25% vs 10,5%).