Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Paqui declara la guerra a su nueva nuera

“Con Miriam he tenido momentos muy buenos, tiene cosas que me echan para atrás pero he estado tan a gusto que creo que se merece otra oportunidad”, con estas palabras comunicaba Luis Carlos a su chica la decisión que había tomado. Ella estaba encantada pero para Paqui era la peor noticia y no dudaba en augurar una pronta ruptura mientras Miriam le miraba desafiante.

Con miedo, Paqui se enfrentaba a la decisión de su hijo Luis Carlos. Ella quería que Elena se convirtiera en su nuera pero su hijo siempre se había decantado por Miriam a quien ella no tolera de ninguna manera.
Pero era precisamente Miriam quien acudía al encuentro de Luis Carlos: “si me eliges no te vas a arrepentir en la vida”, le decía la chica. Paqui se mostraba pacífica pero con las ideas claras: “Su decisión siempre la voy a respetar pero si elige lo que yo no quiero no lo voy a compartir”, advertía.
El mellizo tenía su decisión meditada y tomada. Primero hablaba con su madre: “he tenido en cuenta todo lo que me has dicho, sé que llevas mucha razón”, pero sus consejos pesan menos que lo que por Miriam siente: “con ella he tenido momentos muy buenos, tiene cosas que me echan para atrás pero he estado tan a gusto que creo que se merece otra oportunidad, entonces le voy a dar el anillo”.
Miriam se emocionaba, besaba a su chico y Luján intercedía por ellos: “Hay que dejarles equivocarse”; “Se va a equivocar seguro pero la misión de madre es volverlo a aceptar”, reconocía Paqui.
A pesar de la decisión de su hijo, tiene muy claro lo que va a suceder: “Va a ser una guerra viva entre ella y yo continua, eso es la infelicidad de mi hijo”, auguraba. Además, cree que no va a cambiar porque “la  que nace lechón muere cochino, siempre”, decía mientras Miriam la miraba desafiante y agarrada de la mano de Luis Carlos.