Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Javi echa a su madre para tomar una decisión: ¿Sara o Rocío?

Pasó la noche con Sara, pero la mañana con Rocío. Las pretendientas de Javi cada vez se mostraban más celosas mientras su madre no paraba de apoyar a Sara y dejar a un lado a Rocío. Por ello, el soltero tomaba una drástica decisión: echar a su madre para decidir en soledad.

Tras su romántica tarde, Javi y Sara durmieron juntos. A la mañana siguiente, Sara se despertó antes y se marchaba a la piscina. Javi no tardaba en llegar a su lado haciendo todo tipo de preguntas: "¿Te gustó? ¿Toda la noche entera? ¿Todo, todo? ¿Me defiendo entonces o no? No soy lo que aparento ser ¿No?" y todas las preguntas eran contestadas con escuetos y dulces "".
Pero la felicidad duró poco. De regreso junto a Isabel y Rocío, Javi solo tenía ojos para para su rival. Junto a ella disfrutó en el agua e Isabel propuso a Sara dar de comer a los peces. Sara aceptaba, pero quería que Javi les acompañara y él declinaba la invitación porque estaba "muy cansado".
La ira de Sara se desató y, aparentemente tranquila, espetaba: "pues anoche no estabas tan cansado". Isabel seguía defendiendo a Sara y Javi tomó una determinación. A solas con su madre le pedía que se marchara: "Dándole caña a ella y arropando a la otra estás armando un pifostio de la hostia así que prefiero quedarme solo con las dos y que pase lo que sea". "Muy bien ea, pues muy bien, ahí te dejó, después vendrán los problemas. Adiós, que te diviertas hijo", decía Isabel que recogía sus cosas y se marchaba a casa. Ya a solas, Javi justificaba su decisión ante las cámaras: "Tengo un imán para lo malo, si ya lo dije al principio, que soy como ‘Pretty woman".
De nuevo junto a sus chicas, Javi aprovechaba que Rocío se iba a por algo de beber para hablar con Sara. Primero, le pedía perdón: "se me ha ido un poco de las manos… Es mi madre y la he echado por ustedes, mi madre, mama, mama, mama, mi mama, pobre".
  Pero también para reñirle porque cree que haber dicho lo que entre ellos sucedió por la noche solo tenía un objetivo: herir. "No ha venido al caso que tú jugaras esa carta, has ido a hacer daño, no me ha parecido bien", decía él; "Ya pero he llegado a la playa y has ido a full con ella", replicaba ella.
"Juega un poco más limpio, gáname a mí, no le hagas daño a ella", le pedía y llegaba Rocío. Ya con las dos, Javi decidió hacer lo que más le gusta: una demostración de sus habilidades con el fuego. Tanto ellas como todos los que estaban en la playa se quedaron impresionados pero… Javi sigue sin decidirse ¿A quién se llevará al altar?