Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Patricia: “Priscila le está calentando y él ha caído en el juego, es una cerda”

Priscila fue la elegida para pasar un largo día junto a Gabi, Patricia parecía resignada pero a solas y envuelta en lágrimas afirma que el soltero había caído en la trampa de su rival. Pero Toñi se convertirá en su aliada y, juntas, urdieron un plan para que Priscila desapareciera de sus vidas.

Gabi estaba “hasta los huevos” de sol, playa y mar. Quería un lugar más elegante para seguir conociendo a sus chicas y se las llevó a La Rioja. Tumbadito con las dos, el soltero tenía que decidir con quién pasaría su primer día de ‘luna de miel’ y eligió a Priscila. Patricia parecía resignada pero a solas lloraba la decisión de su soltero mientras Pris se mostraba mucho más práctica: “Patricia quería ser la primera pero… que se coma mis mocos ella ¿no?”
“Le está calentando y él ha caído en el juego, es una cerda”, decía Patricia ante las cámaras. Pero Priscila no le escuchaba y disfrutaba de un paseo en quad con Gabi, tanto que hubo beso y algo más: “me has tocado el paquete como que no quiere la cosa”, le decía Gabi.
  Tras el paseo tocaba refrescarse y relajarse en el agua. Juntos fueron al spa. Allí chapotearon y como una cita con Pris no puede ser tranquila, también hubo alguna que otra aguadilla y es que a Gabi estar con la chica le produce diversión, pero también cansancio.
  Mientras tanto, Patricia continuaba envuelta en lágrimas. Solo dejó de llorar durante el paseo con Toñi. Quien podría llegar a ser su suegra se la llevó a una bodega para brindar juntas y allí urdieron un plan con un único objetivo: apartar a Pris de la vida de Gabi.
  Al fin llegaba la noche. Gabi había preparado una cena romántica con Priscila en su suite, también hubo vino pero apenas habían empezado el soltero quería ir “a la camita”. “¿Primero tendré que comer no?”, replicaba Priscila aunque atendía sus órdenes. Cuando salía del baño con su ropa ‘de dormir’ el rostro de Gabi cambiaba: “¿Cómo pretendes que duerma yo tranquilo con ese pijama?”; “Este niño está salido hoy”, decía ella y empezaba una guerra de almohadas. Lo que no imaginaban es que Patricia estaba escuchándolo todo tras la puerta.
Como era de esperar, la mañana siguiente fue tensa. Gabi cogiendo la mano de Pris y cuando quiso obtener un beso de Patricia ella retiraba la mejilla. Pero pronto se alegró, solo le hacía falta un abrazo de su chico para que las sonrisas regresaran. El príncipe quiso hacerla sentir su princesa y, por ello, primero se la llevó en una carroza y luego disfrutaron de un picnic entre viñedos.