Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Paqui: “La guerra Paqui vs. Miriam la voy a ganar yo”

Mientras Luis Carlos y Álvaro intimaban con Elena y Sara, a Paqui le tocó pasear con la chica que menos es de su agrado, y es un eufemismo. Paqui no permitirá que Miriam traspase el umbral de su puerta y lo ha dejado muy claro: ella ganará la batalla.

Que Miriam es la chica favorita de Luis Carlos todos lo sabemos, pero también que Paqui no permitirá la entrada de la chica en su casa. Por ello, mientras sus hijos disfrutaban de largas citas con Elena y  Sara, Paqui mantenía un tenso encuentro con Miriam.
Un leve roce en el hombro fue suficiente para avivar la mecha que ambas estaban deseosas de encender. Miriam exigía que Paqui no le tocara y ella hacía oídos sordos a su petición. Luego se fueron a tomar algo y, sabiendo que a la chica no le gusta el queso, Paqui pidió una degustación de todos los tipos que tenían en el local.
Tanta rabia le dio a Miriam que cuando veía comer a Paqui le espetaba: “ten cuidado Paqui, a ver si vas a reventar”; pero esa no era la intención de su futura suegra: “eso es lo que te gustaría a ti, que yo reventara”, le respondía.
Jugando a la adivinación, la madre de los mellizos decía “esto va a acabar como el rosario de la aurora” y, por una vez en todo el programa, Miriam le daba la razón: “lo que mal empieza, mal acaba”.
Sin embargo, Paqui tiene muy claro cómo acabará todo: “La guerra Paqui Miriam creo que la voy a ganar yo”, sin embargo, aún queda mucho programa por delante para comprobarlo.
Muy diferente fue el encuentro con Sara, más apacible, decidieron pasear a caballo. Lo que no podía esperar Paqui es que ella también tuviera un pretendiente, uno de los monitores que no se cansó de alabar ni sus ojos, ni su cuerpo, ni su figura. ¿El resultado? Paqui levemente sonrojada.