Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Javi corre tras Sara para evitar su marcha

Cansada de no recibir atenciones por parte del soltero, Sara decidía darle un susto haciendo las maletas. Tan decidida estaba que llegó a la estación de autobuses, hasta donde Javi llegó corriendo, ramo de flores en mano.

Antes de coger el barco que les llevaría a Ibiza, Javi recibía una noticia que le sentaba como un jarro de agua fría. Rocío acudía a su cita, con madre e hijo, para desayunar, pero lo hacía sola. Rocío comunicaba al soltero que Sara no estaba cuando se despertó, había hecho la maleta y se había marchado.
“No me hace caso, pues he dicho: ahí te quedas, o vienes detrás de mí y me chupas un poco lo que toca o ahí te quedas con la tontita de la encía ancha”, reflexionaba Sara ante las cámaras. Raudo, el soltero le llamaba por teléfono y ella le explicaba que necesitaba “un break”.
Javi supo cómo reaccionar. El soltero salió corriendo de donde estaba, compró un ramo de flores y se agazapó tras una columna en la estación de autobuses. Apenas vio salir a Sara, corría tras ella.
Ya a su lado, fue muy claro: “no vuelvas a dudar, estás aquí por mí”. El soltero pretendía acabar así con el amago de abandono de la joven y ella parecía acceder ya que, tras aceptar el ramo, también le besaba.
Lo que no sabía Sara es que aún tendría mucho que aguantar. Javi eligió a Rocío para tener la primera cita de 24 horas con ella y, ambos amanecieron juntos en la playa. Para remediar el daño, el soltero tuvo que llevarse a Sara a un lugar lujoso y recóndito donde le explicaba que aunque tenga un feeling distinto con Rocío, el que tiene con Sara sobrepasa las montañas que les rodeaban.